Claves para cocinar una pasta perfecta.


La pasta es uno de los platos más populares en la gastronomía, ya que a priori, su preparación puede ser bastante sencilla, pero conviene tener en cuenta una serie de recomendaciones para que tu plato sea un éxito. En primer lugar, hay que hervir la pasta en abundante agua salada respetando el tiempo de cocción que nos pone en el envase, para que esté en su punto.
Debes tener en cuenta la cantidad de sal en el agua. Lo ideal es poner una cucharada sopera por cada dos litros de agua.  Tampoco hay que quedarse corto con el agua, porque favorece que la pasta esté hidratada y que no se pegue. Lo ideal, es un litro por cada 100 gramos de pasta.
 Uno de los grandes errores es poner aceite o mantequilla en el agua, pero hay que tener en cuenta que esto no es lo que recomiendan los expertos.
 El momento perfecto para añadir la pasta es cuando empieza a hervir el agua. Si lo haces antes, corres el riesgo de que la pasta se pase.

Una vez cocida, colocaremos el escurridor en una pila y volcaremos todo el contenido de la cacerola en éste. Debemos asegurarnos de dejarla durante un mínimo de dos minutos en el escurridor agitándolo un par de veces para la pasta expulse todo el agua.

 Por último, recuerda tener la salsa lista para cuando esté escurrida la pasta puedas añadirla directamente.