La mermelada casera perfecta


 

Llega el otoño y con él, toca despedirse de las frutas de temporada, o al menos, de comprarlas a un precio económico. Otra forma deliciosa y muy dulce de disfrutar de tus sabores preferidos es con la mermelada. Por eso vamos a explicarte algunas consideraciones a tener en cuenta para preparar una mermelada para chuparse los dedos.

En primer lugar, es importante que la fruta no esté ni muy madura ni muy verde para tener un buen resultado en la textura. Tampoco hay que olvidarse de la proporción de azúcar. No hay que bajar excesivamente su proporción en relación con la fruta porque se puede quedar muy líquida. Lo ideal es echar entre 700 gramos y 1 kilo de azúcar por cada kilo de fruta.

Es recomendable también que la fruta y el azúcar maceren durante horas.

Otro elemento para la elaboración de la mermelada es la pectina. Depende de la fruta que utilicemos, porque por ejemplo para la fresa sí que es necesaria. Y hay que recordar también la importancia de activar la pectina con ácido como el limón.

Por último, hay que destacar que existe un truco para saber si la mermelada está bien cocina. Basta con echar una gota de mermelada en un papel de cocina y ponerlo en vertical, si la gota resbala como una lágrima aún le falta cocción a tu mermelada.

Imagen: http://www.planetajoy.com/wasabi/mermelada-naranjas/