Menú de San Valentín.


Sorprender en San Valentín no es una tarea complicada. Existen recetas muy sencillas que quedan perfectas en la mesa y que además, están muy ricas. En la mayoría de los casos, más que el exotismo de los platos a una complicada elaboración, la clave está en la decoración.

De primero os proponemos esta ensalada de pepino, surimi y tomates.

Esta ensalada lleva únicamente pepino, barritas de surimi, tomates cherry, jugo de limón, miel de abeja y ajonjolí negro.

Y para el segundo plato, ¿qué tal un solomillo con queso de cabra y cebolla caramelizada? Para elaborar este sencillo plato necesitas:

  • 2 medallones de solomillo/persona

  • 2 medallones de queso de cabra/persona

  • Cebolla caramelizada

  • Aceite de oliva

  • Sal

 

Lo primero que tenemos que tener preparado de este plato es la cebolla caramelizada, que con diferencia es lo que más tiempo nos va a llevar y necesitamos que esté lista antes que el resto de ingredientes.

Pon una sartén al fuego con un chorrito de aceite y pon los medallones de solomillo, previamente salados, al fuego. Al principio puede resultar difícil pillarle el punto pero en cuanto esté dorado por un lado, das la vuelta hasta que veas que está hecho por el otro. Puedes utilizar un medallón como prueba para ver cuánto tiempo necesitan el resto, aproximadamente.

En cuanto tengas todos los solomillos preparados, cortas unas rodajas de queso de cabra y las pones en la sartén sólo unos segundos, vuelta y vuelta rápidamente para darles un toque de color y un aspecto dorado. Lo colocas encima del medallón de solomillo y lo cubres con un montoncito de cebolla caramelizada.

(Fuente: Sabor Gourmet)

Y para rematar el menú, nada mejor que unas fresas con chocolate. El sabor siempre funciona, la presentación, es cosa tuya, pero esta sin duda nos ha parecido de lo más vistosa.