¿Tirar comida? No, gracias


¿Sabías que en España se tiran a la basura 80 kilos de alimentos por persona?

Esta cantidad equivale a 1000 euros anuales, una cifra lo suficientemente importante como para replantearnos la manera en la que gestionamos los alimentos.

Una de las primeras cosas que debemos tener en cuenta es la colocación en el frigorífico. Basta con colocar los alimentos que caducan antes en la parte de fuera para evitar que terminen en la basura por no recordar que estaban ahí.

Las carnes y pescados deben ir en la zona más fría de la nevera, mientras que los lácteos y embutidos, que no necesitan tanto frío, pueden ir en la parte central o superior. Por otra parte, las verduras y las frutas deben estar colocadas en los cajones para que el frío no deteriore sus propiedades.  Otra de las características a tener en cuenta es que no debemos tener los alimentos cocinados guardados junto a los crudos.

A la hora de gestionar la conservación de los alimentos hay que tener en cuenta que no hay que comprar productos frescos si no son necesarios porque corren el riesgo de acabar en la basura.

No olvides que tener el frigorífico limpio también es muy importante, porque de lo contrario, pueden deteriorarse los alimentos. Lo recomendable es hacer una limpieza mensual.