Trucos para ahorrar energía en la cocina


Gran parte del consumo energético de la casa tiene lugar en la cocina, por eso es importante tener en cuenta una serie de pautas para reducir el consumo al máximo posible.

En el frigorífico es conveniente tener en cuenta que no hay que estar abriendo y cerrando continuamente la puerta porque se gasta mucha energía. También es conveniente descongelarlo con regularidad para que no se forme una capa de hielo que obligue al motor a trabajar más.  Si guardas comida caliente, también contribuirás a un mayor consumo de energía.

En cuanto al lavavajillas conviene llenarlo antes de ponerlo en marcha, y usar el programa económico en caso de que disponga de él.

A la hora de cocinar también hay que tener en cuenta unas recomendaciones.

Elige siempre el tamaño de fuego adecuado a la olla que estás utilizando. Si tienes una cocina vitrocerámica, puedes aprovechar el calor residual para terminar de cocinar tus platos apagándola unos 5 minutos antes de que la comida esté lista.

No estés abriendo la puerta del horno constantemente mientras lo estás utilizando, ya que se escapa el calor y el electrodoméstico debe trabajar más.

Por último,cuando quieras calentar sopas o guisos, o mismo hervir agua, tapa siempre los cazos y ollas.