Quesada Pasiega


La quesada pasiega es el postre típico por excelencia de Cantabria. Existen muchas recetas,y es que “cada maestrillo tiene su librillo” como se suele decir, pero lo que es muy importante es que los ingredientes sean de muy buena calidad.

Ingredientes:

  • 500 gr de cuajada (o de queso fresco)

  • 4 huevos

  • 100 gr de mantequilla fundida (a temperatura ambiente)

  • 100 gr de harina

  • Ralladura de limón

  • Canela en polvo

  • 250 gramos de azucar

Elaboración:

En un cuenco se baten los huevos con el azúcar hasta obtener la mezcla. Luego hay que añadir la mantequilla fundida a temperatura ambiente y mezclamos. A continuación se agrega la ralladura de medio limón y una cucharadita de canela. Mezclamos de nuevo e incorporamos la cuajada, o en su defecto queso fresco. La vamos desmenuzando poco a poco hasta conseguir una masa homogénea. Poco a poco, vamos añadiendo la harina tamizada y mezclamos bien para evitar los grumos…Vertemos la crema resultante en un molde engrasado y amplio  y horneamos durante media hora a 180º. Por último, hay que dejar enfriar por completo antes de consumir.

Foto: Flick, Noema Perez.

 

Alimentos para combatir el calor.


 

Se acercan días de calor extremo y toda precaución y cuidado es poco para mantenernos hidratados y salvaguardarnos lo mejor posible de las altas temperaturas. Hay que tener en cuenta que hay ciertos alimentos que nos ayudan a llevar mejor estos periodos de tiempo en los que el calor apenas deja conciliar el sueño, así que si quieres saber que alimentos no pueden faltar en tu frigorífico estos días, sigue leyendo.

Frutas y verduras: su alto contenido en agua hace que sean perfectas para estos días de mucho calor. Además son de fácil digestión y tienen muchas propiedades.

Té: El té, especialmente de menta, y otras bebidas calientes ayudan a sudar y a liberar calor corporal.

Especies y pimientos picantes: En contra de lo que se puede pensar, estos ingredientes aumentan el calor interno del organismo y favorecen la sudoración por lo que regulan la temperatura corporal.

Pescado: El pescado de mar es ideal para el verano. A diferencia de otras carnes, se digiere fácilmente y contiene menos calorías por lo que es un plato ligero para estos días.

La pasta, en ensalada: No tienes que renunciar a la pasta si te gusta mucho, pero en vez de prepararla en un plato caliente que dispara la temperatura corporal, prueba a hacer ensaladas frías. Tu cuerpo te lo agradecerá.

No olvides que tomar alimentos o bebidas muy frías no es lo más recomendable, porque al bajar rápidamente la temperatura corporal, tu cuerpo trabajará en el efecto contrario para volver a subirla.

Sorbete de fresa casero


 

Imagen: recetasdiarias.com

Es tiempo de helados y sorbetes. Con la llegada del buen tiempo a la mayoría nos gusta disfrutar de un buen refrigerio que nos ayude a pasar mejor el calor, y los sorbetes y helados son una excelente opción. En el caso de los sorbetes, cuya composición es prácticamente de fruta y azúcar, es una perfecta opción para que los más pequeños de la casa coman fruta, porque a veces se resisten a estos alimentos.

El sorbete de fresa es una forma fácil de empezar a practicar con los sorbetes en casa. Para hacerlo se necesita:

- 1 kilo 1/2 Fresas

- 1 vaso de agua

- 1 vaso de azúcar

- Zumo de un limón

Para elaborarlo, lo primero que hay que hacer es lavar bien las fresas, y luego triturarlas en un robot de cocina o en una batidora hasta que quede un puré muy fino. Luego se pasa por el chino para eliminar todas las pepitas. A continuación, hay que meterlo a congelar en un recipiente o bolsa. El siguiente paso, es cocer el azúcar y el agua en un cazo y cuando hierva, lo retiramos del fuego y añadimos el limón. Después se guarda en el frigorífico.

Cuando esté congelado el puré de fresas, llega el momento de trocearlo en la batidora o en el robot de cocina e ir añadiendo el agua con azúcar y limón al gusto. Si al final le pones un clara de huevo, el resultado será brillante.

Receta de http://magiasenlacocina.blogspot.com.es/

El uso de las flores en la cocina


El uso de las flores en la cocina es cada vez más extendido, ya que además de aportar originalidad en la presentación de los platos, realzan su sabor y aportan un aroma muy especial. Una de las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de cocinar con flores es que las de las floristerías y viveros no son las más apropiadas, ya que llevan insecticidas y conservantes que no son recomendables.

Las flores más conocidas por su uso en la cocina son las rosas y las flores amarillas de las calabazas, pero también se pueden preparar buenos platos con amapolas, claveles, azahar, crisantemos, malvas, pensamientos, jazmín, gladiolos, salvia o violetas,por nombrar algunos ejemplos. Lo recomendable es consumir sólo las flores bien identificadas y de procedencia segura. Una vez localizadas, se conservan en el frigorífico como el resto de los alimentos. ¿ Quieres ver un ejemplo de estos suculentos platos?

Imagen: www.taringa.net

Imagen: www.hogarutil.com

 

El uso de las flores en la cocina


El uso de las flores en la cocina es cada vez más extendido, ya que además de aportar originalidad en la presentación de los platos, realzan su sabor y aportan un aroma muy especial. Una de las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de cocinar con flores es que las de las floristerías y viveros no son las más apropiadas, ya que llevan insecticidas y conservantes que no son recomendables.

Las flores más conocidas por su uso en la cocina son las rosas y las flores amarillas de las calabazas, pero también se pueden preparar buenos platos con amapolas, claveles, azahar, crisantemos, malvas, pensamientos, jazmín, gladiolos, salvia o violetas,por nombrar algunos ejemplos. Lo recomendable es consumir sólo las flores bien identificadas y de procedencia segura. Una vez localizadas, se conservan en el frigorífico como el resto de los alimentos. ¿ Quieres ver un ejemplo de estos suculentos platos?

Imagen: www.taringa.net

Imagen: www.hogarutil.com

 

Crece el consumo de frutas, verduras y pescado


Cada vez más personas son conscientes de la importancia de llevar una vida sana y equilibrada, y en este sentido, la comida saludable es un hábito imprescindible. Esta importante cuestión para muchos ha llegado a ser casi una moda, pero lo cierto es que cada vez son más lo que reconocen que cuidan al máximo todo lo que comen.

De hecho, un estudio de la OCU declara que los consumidores españoles han aumentado el consumo de frutas, verduras y pescados, y han reducido el consumo de postres y bebidas azucaradas.

La Organización de Consumidores y Usuarios ha realizado un estudio sobre los criterios que orientan las compras referidas a la alimentación de los consumidores y para ello ha tenido en cuenta la experiencia de 1.259 consumidores de entre 25 y 74 años para conocer los criterios que orientan sus compras de alimentación y ver si se han modificado en los últimos años.

En este gráfico se puede comprobar el incremento y descenso registrado en algunos de los productos de la cesta de la compra. El dato positivo indica el porcentaje de personas que han incrementado el consumo en un alimento, y el negativo los que lo han reducido. Podemos comprobar que bollos, postres, bebidas azucaradas y carne, han visto reducido su consumo.

¿Y dónde prefieren comprar los encuestados? Pues la mayoría en los supermercados, aunque el 4 % ya lo hace directamente de los productores.

Brochetas de alcachofa y queso feta


Las altas temperaturas han dado la bienvenida a un verano anticipado en pleno mes de mayo, y mientras nuestro cuerpo aún se está acostumbrando y aclimatándose, necesitamos adaptar tanto nuestros armario como nuestra alimentación al nuevo tiempo. Por eso, hoy os traemos una receta de lo más apetecible con estos calores: brocheta de alcachofa y queso feta.

Ingredientes

  • 600 gramos de alcachofa troceada

  • 2 dosis de albahaca troceada

  • 400 gramos de queso feta

  • 12 brochetas de madera

  • Aceite de oliva

  • Sal

  • Pimienta blanca molida

Preparación

1. Poner a hervir las alcachofas durante 10 minutos en una olla con agua y un chorrito de aceite. Escúrrelas y resérvalas.

2. Cortar el queso feta a dados medianos.

3. Poner un poco de aceite en una sartén, calentarlo y añadir las alcachofas, la albahaca, sal y pimienta, y saltearlo todo junto. Después hay que dejarlo enfriar.

4. Coloca el queso y las alcachofas alternativamente en las brochetas.

Los mejores alimentos para llevar al trabajo


 

http://blog.birchbox.es/

A veces comer fuera de casa a diario resulta agotador, y es que no hay nada como prepararnos nuestra propia comida para retomar fuerzas en nuestro día a día y tener una alimentación saludable.

Hay una serie de alimentos que son más propicios para este tipo de menús. La pasta, el arroz o las ensaladas se pueden preparar perfectamente el dia anterior y dejarlas en la nevera para el día siguiente, porque no pierden su sabor ni si estropean.

Imagen: creolecontessa.blogspot.com

Las quiches y los pasteles de verduras también son muy buena opción para llevarlos al trabajo, ya que además, también los puedes congelar y tenerlos listos para cualquier momento. Además, la mayoría de estos pasteles se pueden comer fríos y están muy ricos.

Imagen: armoniacorporal.com

Además, también conviene saber que las legumbres, las cremas, los salteados, los estofados y las cocciones con salsa, mejoran en la tartera, mientras que por el contrario, los fritos y rebozados tienden a quedarse secos y por lo tanto no son la mejor opción.

Recuerda también que el congelador debe ser tu mejor aliado. Hay muchas personas que dedican la tarde del domingo a cocinar y a lo largo de la semana van descongelando los alimentos, o encuentran en el congelador una solución cuando no hay nada en el frigorífico.

Haz la torrija perfecta


Es tiempo de torrijas, ese plato típico por excelencia de la gastronomía española en esta época del año. Las hay de muchos tipos, con leche, con vino, con miel, chocolate… pero hay unos trucos que si los pones en práctica, verás como te salen unas deliciosas torrijas. En este caso, la receta es de las tradicionales torrijas de leche.

 

En primer lugar, es muy importante utilizar el pan casero y no el que ponen a la venta especialmente para torrijas, porque es más poroso, y la leche se impregnará más. Es muy importante que el pan esté bien impregnado en leche.

En lo que respecta a la leche, lo ideal es poner a calentar un litro de leche entera, una rama de canela y 100 gramos de azúcar en un cazo y antes de que rompa a hervir, lo apagamos y ponemos el pan en remojo. Una vez empapadas las torrijas, las dejamos reposar unos 10 minutos. Después llega el momento del rebozado y la fritura.

Las pasas por un huevo batido por ambos lados, calentamos el aceite a unos 170 grados, y una vez echadas al aceite, las torrijas estarán listas en dos minutos.

Cuando echemos las torrijas en el aceite, es importante echarlas como mucho de dos en dos, para que no se enfríe el aceite. Otro truco a tener en cuenta, en que si haces muchas torrijas, tienes que retirar la baba requemada del huevo.

Receta de pollo tikka masala, un clásico de la comida hindú.


El pollo Tikka Masala es un clásico de la gastronomía hindú y uno de los platos más conocidos del suroeste asiático en el mundo y lo puedes encontrar en prácticamente todos los restaurantes de comida india. No es una receta muy complicada, por lo que si quieres aventurarte en la cocina con este plato tan sabroso, toma nota de la forma de elaborarlo.

Ingredientes para 4 personas

  • Para macerar el pollo necesitaremos 800 gramos de pollo, 1/2 cucharadita de chile molido, medio zumo de limón, y sal. Después necesitaremos, 200 g de yogur, 1/2 cucharadita de chile molido, 1 cucharadita de jengibre molido, 1 cucharadita de garam masala, 2 cucharadas de aceite de girasol, 3 dientes de ajo y medio lima en zumo.

  • Para la salsa, 2 tomates, 1 cebolla, 2 ajos, 1 cucharadita de jengibre molido, 1 cucharada de tikka masala (preparado de especias), 2 cucharadas de aceite de girasol, 1/2 cucharadita de cominos molidos, 1/2 cucharadita de semillas de cilantro molidas, 1/2 cucharadita de azúcar, 100 ml de leche de coco y sal.

Preparación

Se cortan unas incisiones en las pechugas del pollo y se sazona con la sal, el chile molido y el zumo de limón. A continuación lo dejamos en frío aproximadamente durante 30 minutos. Posteriormente, hay que sacar y macerarlo todo con el yogur,el chile molido, el jengibre, el garam masala, el aceite, los dientes de ajo majados y el zumo.

Lo dejamos todo reposando en frío durante aproximadamente 3 horas y a continuación lo ponemos al horno a unos 220 grados durante unos 20 minutos. Lo sacamos del horno, lo cortamos y llega el momento de preparar la salsa.

En una cazuela se saltea el ajo con el jengibre, se añade la cebolla y cuando empiece a dorarse, añadimos los tomates picados y dejamos que se ablanden durante unos minutos. Después, añadimos las especias, la sal y el azúcar y reforzamos con una cucharada de tikka masala. Para terminar, añadimos la leche de coco y el pollo troceado,lo dejamos cocer todo durante cinco minutos, y ya está listo para servir.

Imagen del blog de Tessa Domestic.

Receta: directoalpaladar.com